El cambio climático atrae nuevos riesgos para escaladores del monte Everest

Mount Everest
Mount Everest

Monte Everest

Escrito por Michaela Kane y traducido por Ana Aceves

En Abril 2014, un pedazo masivo de hielo conocido como un serac, quebró una sección de la Cascada de Hielo del Khumbu del monte Everest. Esto provocó una avalancha de nieve y hielo que barrio por el monte, tomando la vida de 16 sherpas. También puso fin a la temporada 2014 de escalada del Everest.

Mientras que el hielo movedizo y desmenuzado por mucho tiempo ha hecho a la región Khumbu uno de los lugares más peligrosos en la escala, la avalancha nos indica que el cambio climático es una creciente amenaza para algunas de las cimas más altas de la Tierra.

Un estudio reciente asegura que el glaciar Khumbu y otros más de 5,500  glaciares en la región Everest serán drásticamente reducidos o completamente desaparecerán para finales del siglo. Pero este problema no es único para Everest. Glaciares se están desapareciendo de los montes por todas partes del mundo, incluyendo los Andes en Sur América, el Monte Rainier en Washington y Aconcagua la cima más alta en Asia.

“Los montes son tan altos y por lo general bastantemente fríos, y estábamos muy sorprendidos al ver que los glaciares son muy sensibles a los futuros cambios climáticos,” dice Joseph Shea, autor principal del estudio e hidrólogo de glaciares en el Centro Internacional del Desarrollo Integral de los Montes en Nepal.

Cuando los glaciares retroceden, la sección inferior de la capa de nieve se derrite primero dado a las bajas temperaturas en la base. Esto mueve la nieve y rocas hacia adelante, encogiendo el glaciar. Con las temperaturas subiendo en las Himalayas y alrededor del mundo, la parte inferior de los glaciares se derriten más rápido, haciendo que la parte superior sea menos estable, y más peligrosa para escaladores.

“El cambio climático ha hecho a los montes menos capaces de sostener una multitud,” dice David Hahn, un guía Himalayo de Expediciones RMI que ha escalado el monte Everest 15 veces. “Ciertamente significa que tienes menos control sobre el riesgo si  estas incluido con cientos de otras personas en esas condiciones secas y heladas,como un guía te gustaría tener más control en vez  de menos.”

El ruta hacia el sur de la cima no es el único lugar donde los escaladores están experimentado cambios: en el 2010, un  serac masivo  se quebró en  la ruta  hacia el norte y mató a dos escaladores. Pero a diferencia de seracs que la gente usualmente ven caer en la Cascada de Hielo del Khumbu, la avalancha de hielo en la ruta del norte fue considerablemente más alta – más de 7000 metros por arriba del nivel del mar. Desde que la gente empezó a escalar la Via del Collado Norte, también conocido como la Ruta Estándar del Noreste, escaladores solo han visto avalanchas de nieve, dice John All, un escalador del Everest y profesor asociado de geografía en la  Universidad Occidental de Kentucky. La avalancha del 2010 fue la primera avalancha de nieve jamás vista en la ruta, otra alarmante indicación de que el cambio climático se está incrementando  hacia arriba en el monte.

“Recuerdo estar [en Aconcagua] entre los principios y mediados de los 90s y bajando por ahí básicamente este siempre estaba  cubierto de nieve,” dice Jaime Polliette, una Guía Internacional de Mountain Madness. “Estube ahí el año pasado y prácticamente ni siquiera tuvimos que usar una piqueta de hielo.”

Además de observar estas avalanchas de hielo, escaladores como Hahn y Polliette han notado que áreas alguna vez cubiertas por nieve se han reducido a hielo y roca, condiciones menos de lo ideal para la escalada de grandes multitudes, ya que aumenta el riesgo de desprendimiento de rocas.

“Cuando se derrite toda la nieve estás en la roca, y las bajas temperaturas hacen  la roca muy frágil,” dice All. “Vas de escalar una nieve consolidada a escalar roca suelta y frágil que se desmorona por debajo de tu mano, y eso es mucho más peligroso.”

Escalar el  Everest, en una época fue algo reservado para los escaladores con más experiencia, ahora es una aventura comercial, en la cual cada año cientos de escaladores prueban su suerte a subir a la cima más alta del mundo. Pero la alta cantidad de escaladores ha causado obstrucciones y filas a lo largo de varios senderos por el monte que antes no requerían tiempo de espera.

Además de los riesgos a su salud que los escaladores se enfrentan, incluyendo la posibilidad de inflamación cerebral y la acumulación de líquido en los pulmones, quedándose parados esperando en filas en un monte congelado aumenta el riesgo de que los escaladores desarrollen congelación e hipotermia. Y ahora, con el terreno haciéndose más precario, los guías están considerando hacer cambios a cómo manejar las grandes expediciones de escalada.

“Creo que grupos más pequeños ayudarían en algunas de estas cimas que se están haciendo más difíciles, dado a que necesitan más manejo,” dice Pollitte. “Hace tiempo  podías escalar algunas de estas cimas con 12 personas, pero eso no es tan manejable ahora.”

Leave a Comment